Lobo V

LA MÚSICA HEAVY COMO FACTOR
EN EL DESARROLLO DE LA PSICOPATÍA:
:

UNA DISERTACIÓN DE E. TRIBB:

Tenemos que asumir, dado que ningún czarniano
demostró jamás interés alguno en la llamada música
“rock”, que Lobo tuvo su primer contacto con el género
poco después de la muerte y misteriosa desaparición de su
niñera. Un inventario realizado en aquellos momentos reveló
que también había desaparecido la radio de ella.
La primera petición de Lobo auténticamente registrada se
produjo un mes más tarde, en un programa emitido por la emisora
pirata Rock del Zombie Cósmico.
Un perceptiblemente nervioso disc-jokey, WolfMan Wilf, leyó la
petición: “Que suene ´Yo maté a mis parientes
(no fue un accidente)´, de Edipo Rompe, hasta que me harte o vendré
a arrancarte la cabeza, gusano senil. Saludos, Lobo.”
Wolfman Wolf sigue emitiendo la canción hoy en día…
y, sin duda, Lobo sigue escuchándola. Imagínense el efecto
de esa “canción”, con su lírica monstruosa e
ilegal, su ritmo primitivo y salvaje instrumentación, sonando sin
cesar durante años. ¿Qué horrores innombrables despertó
en una mente juvenil que ya había sido corrompida?

A comienzos de su adolescencia, Lobo creó
su propia banda, “El Hombre y unos cuantos basuras”. Su primer
concierto fue durante el noveno Festival de Música Haiku. La realimentación
acústica y la sobrecarga resultante mataron al jurado, a seis filas
de la audiencia, y al encargado de la caseta de los tés de hierbas.
Los otros basuras –algunos dicen que afortunadamente- fueron sorprendentemente
decapitados en el clímax de los primeros acordes.

 

Corre el rumor de que Lobo entró en una institución
médica privada para implantarse un microrreceptor de hondas de radio
en los lóbulos de su cerebro. He sido incapaz de tener una corroboración
de esto, ya que la clínica fue incendiada poco después (esa
misma noche, de hecho), y se encontró al personal degollado.
Algunos dicen que Lobo ha dado la vuelta a una página de su historia
ahora que se ha convertido en un miembro de la L.E.G.I.O.N. De Vril Dox.
A estos pobres ilusos sólo puedo decirles: ¡Tonterías!
¡Lobo ya ha ido demasiado lejos por el camino del mal para volver
atrás! Los hechos son los siguientes: Vril Dox libró una épica
batalla contra Lobo y aunque Dox había incrementado temporalmente
su poder a niveles máximos, en el curso de un combate normal Lobo
no habría tenido problemas para matar a su líder. Ha sido
motivo de asombro y constante interrogación el hecho de que Dox venciera
finalmente. Ahora puedo revelaros la verdad: ¡Justo antes del combate
la emisora de Rock del Zombie Cósmico dejó de emitir! Los
generadores habían sido alcanzados por un meteorito. ¡La música
insana que había alimentado el salvajismo maníaco de Lobo
había cesado! La emisora permaneció inactiva durante dos horas.
Sin ese incesante ruido –esa cacofónica y primitiva incitación
a la locura y a la carnicería gratuíta-, Lobo perdió
su ventaja. Y la pelea.
Obligado por honor a obedecer a su vencedor, Lobo no tuvo más elección
que servir a la L.E.G.I.O.N., donde sus atrocidades son perpetradas contra
infractores de la Ley, al menos (y, sin duda, contra sus compañeros).


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s